Rennes, capital bretona, … te cuento

Rennes_Pasos_El_Blog_De-MarichelYa tocaba volver a La Bretaña.  En esta ocasión fue una breve escapada en el Puente de la Hispanidad y de carácter muy familiar lo que no impidió que que nos acercásemos a  la capital bretona para realizar una visita guiada por el Parlamento de la Bretaña, pasear nuevamente  por sus callejuelas y aprovechar también el viaje para  disfrutar de la gastronomía bretona y descubrir nuevos cuentos y leyendas ¡¡algún@ basado en hechos reales!! Sigue leyendo que te cuento 😉

Rennes (capital de la Bretaña y ubicada en el noroeste de Francia)  se formó en la confluencia de los ríos Ille y Vilaine en el s. I A.C. y recibe su nombre del pueblo celta que la fundó, los riedones. Ducado de Bretaña durante la Edad Media, es una ciudad no muy grande –algo más de 200.000 habitantes- pero muy dinámica y chic –¡¡más del 30% de su población son estudiantes universitarios!!- en la que disfrutar callejeando y “tropezando” con su rico y diverso patrimonio –del que destaca sus peculiares casas construidas con entramados de madera– ¡¡y eso hicimos!!: Place Sainte Anne – preciosa plaza medieval del centro histórico de la ciudad llena de restaurantes y terrazas en la que empezar a contemplar las famosas casas “pain de bois” de las que impresiona cómo se soportan unas a otras, dicen que si alguna falta, la madera se “mueve” y las casas adyacentes se inclinan como si bailaran -fijaos en la foto más abajo- y las pequeñas tallas de madera que suelen decorar las fachadas son preciosas, Place et Rue Saint Michel –seguramente la calle con más bares y restaurantes de la ciudad en la que, al levantar la mirada, te sorprende, de nuevo,  cualquiera de sus casas de entramado de madera-, Place Les Lices – antiguo campo medieval donde se desarrollaban fiestas y torneos y donde ahora se encuentra el mercado. Llama la atención los grandes palacetes construidos en el siglo XVII para los señores del Parlamento que todavía rodean la plaza; Cathédrale Saint Pierre –impresiona su nave central, su gran órgano y su altar mayor que está construido con mármoles procedentes del Foro de Roma-; Portes Mordelaises–  restos de la antigua muralla que rodeaba Rennes cuya entorno se encuentra en proceso de restauración y puesta en valor-; Place du Champ-Jacquet –en la que conviven edificios más modernos con las tradicionales casas de entramado de madera que sobrevivieron al terrible incendio de 1720 en el que desaparecieron más de  850-; Place de la Mairie – donde encontramos el edificio de la Ópera y el Ayuntamiento de Rennes, ejemplos de arquitectura señorial- o le Palais du Parlaiment cuyo interior visitamos.

El Parlamento de la Bretaña es un fantástico edificio del s. XVII, de esos que recuerdan los palacios parisinos que se puede visitar previa reserva y pago (7€/persona tour guiado) en la Oficina de Turismo – ubicada en la Capilla gótica de Saint-Yves  en la que, además, se encuentra una interesante exposición sobre la ciudad-.  ¿Sabéis? Los mismos trabajadores que construyeron el palacio de Versalles  decoraron este edificio que, en realidad, es el Palacio de Justicia. De hecho, el control de acceso es importante y durante la visita alguna de las salas estaba cerrada. En cualquier caso, sorprenden los frescos, la profusa decoración, los grandes cuadros y múltiples esculturas… aunque mucho de lo allí expuesto es restaurado porque  en 1994 un gran incendio quemó buena parte de este edificio. Destaca, en cualquier caso, la grand’chambre   en la que pese a tener tribuna para los Reyes nunca llegaron a visitarlo …  Quizás los avispados bretones, previendo este hecho,  no le construyeron escalera de acceso ¡¡las tribunas son meramente decorativas!! 😉 Me pareció  un buen ejemplo de cómo dar un uso/rentabilidad turístic@ a un recurso – el principal edificio del patrimonio de la ciudad y uno de los grandes símbolos de la historia bretona- al hacer perfectamente compatible su uso como Palacio de Justicia con el de recurso/visita turístic@.

Como “amenazamos” con volver, dejamos pendiente el espacio cultural Les Champs Libres– Museo de Bretaña, área de las ciencias con su planetarium y la biblioteca de Rennes- en un espectacular complejo obra del arquitecto Christian de Portzamparc así como volver al Parque del Thabor  conocido como el “príncipe de los jardines” por ser uno de los más bellos de Francia. Diseñado sobre más de diez hectáreas extendidas sobre la colina Thabor– en referencia al Monte Tabor de la Biblia– era el jardín de los monjes benedictinos de la abadía de Saint-Melaine y en él se combina  un Jardín a la francesa, un jardín a la inglesa, una Orangerie y un importante Jardín botánico … lo que lo convierte en un agradable espacio al aire libre y punto de encuentro tanto para los lugareños como para visitantes y turistas… La última vez que lo visitamos –hace más de 10 años ya- recuerdo haber visto muchos estudiantes estudiando, leyendo o simplemente relajándose y me encantó su rosaleda (más de 200 variedades de rosas) además, entre senderos y paseos,  llegamos a una cueva y hasta encontramos unas  cascadas.

helene-jegado-Bretagne_RennesQuería, además, aprovechar este post para contaros algunas curiosidades a modo de cuentos y leyendas que tanto nos gustan 😉 Al parecer, el agua del Vilaine tenía propiedades  “mágicas” y las mujeres de Rennes tenían fama de ser tan hermosas que las jóvenes poco agraciadas venían a tomar “sus baños” esperando se obrara el “milagro” …  También hay una historia sobre amor imposible que cantaba Théodore Botrel de una bella joven de cabellos dorados aunque coja y jorobada —de ahí su apodo «La Vilaine»– quien, al ser cruelmente rechazada por su noble amado, vertió un río de lágrimas -y sigue llorando!!- …Aunque para historias, la de Hélène Jégado una sirvienta doméstica, asesina en serie, quien sumó en 18 años más de 35 personas asesinadas con arsénico… En la Bretaña no se les dice a l@s niñ@s eso de “Que viene el CoCo” cuando no se terminan su comida… se les “amenaza” con probar la sopa de “la Jégado” ¡¡Qué cosas!!

 

Y para finalizar, unas recomendaciones porque no hay turismo sin gastronomía ¿o es al revés? 😉 El día dedicado a Rennes estuvimos en Le Hangar donde Alex nos trató de maravilla. Un local informal y versátil en el que puedes comer (¡¡rico, rico!!) pero también disfrutar de conciertos o pequeños espectáculos. Claro está, la familia Chevillon –nuestros amigos de Gévezé que, una vez más, con tanto cariño nos acogieron y tan bien nos cuidaron ¡¡la familia es hacerse!!-, nos regaló una “soirée gallette” en la que no faltaron las estupendas crêpes de trigo sarraceno que tanto nos gustan junto a momentos de risas y confidencias. Aunque puedes elegir múltiples combinaciones para su interior, la galette-saucisse (enrollada alrededor de una salchicha hecha a la barbacoa) es una especialidad muy típica sobre todo para comer en la calle cuando se callejea o se va justo de tiempo 😉 “Galette-saucisse, je t’aime” –cantan los hinchas del Club de Fútbol de Rennes-.  Y no podemos olvidar La Tablée de Moigné donde grandes y pequeños comimos, bebimos y reímos de lo lindo alrededor de una gran mesa en un saloncito privado disfrutando de las atenciones de Adeline y de la rica y copiosa cocina de Germain.  

Catedral_Rennes_Bretaña_El_Blog_de-MarichelY para que conste que “En Bretagne, il ne pleut que sur les cons” -no llueve que sobre los tont@s- (respuesta que los bretones dan a los turistas que se quejan de la lluvia) unas fotos del cielo azul que nos regaló Rennes durante nuestra visita… ¡¡Hasta pronto BRETAÑA!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s