Viaje a Huelva, escapada a las raíces

El pasado mes de octubre estuve de escapada muy especial en Huelva. Un viaje a las raíces porque soy nieta, por parte de padre, de onubenses. Mi abuela era  Carmen Ferreira Pérez, apodada “la guapa” y mi abuelo Antonio López Castilla. Dicho esto, podréis imaginar que este viaje llevaba añadida una carga emocional muy importante… Como dice una buen amiga, Paz Risueño, viajar es practicar  emoturismo… Y en  este caso, os aseguro, con más intensidad aún.

No era nuestro primer viaje a Huelva ni mucho menos pero, en esta ocasión, coincidimos todos los hermanos con nuestros hijos y se sumaron, además, los abuelos... todos al completo, incluida Yuma –la perrita de mi hermana Susana-, disfrutamos de unos días en la playa de Punta Umbría donde nos recibieron unos modestos pero acogedores apartamentos (petfriendly) construidos justo encima de la arena de la playa años ha, aunque recientemente modernizados… Amaneceres y anocheceres espectaculares desde las ventanas del Calypso y un trato exquisito de todo el personal.

Como se trataba de una escapada y no había mucho tiempo, todos sabemos lo que pasa cuando vuelves a las raíces que toda la familia quiere que vayas a verla, organizamos una macro quedada en el restaurante La Bruma en Beas  -para algo más que para felicitar los cumples ha de servir facebook 😉 – … los del pueblo todavía se están preguntando qué hacía tanta gente allí… 60 adultos y 20 niños nada más y nada menos nos juntamos para celebrar que “Los Guap@s se ven en Huelva”.  A los que viven en Huelva y provincia nos unimos los de Alicante así como los de Sevilla y Barcelona… no estábamos todos, es una familia enorme,  pero sí una muy buena representación y tanto mi padre como su hermano, los dos únicos hijos vivos de Carmen “la guapa”, no cabían en sí de tanta emoción… Permitidme que no pase por alto el factor FAMILIA pues, en este caso, además, fue una importante motivación para el viaje…Seguro que lo entendéis.

A continuación, llega el turno de la parte “turística” que no deja de ser emotiva… Muchos sois los que me habéis pedido que os contara el viaje cortito pero intenso… así que, ahí va.

Llegamos con la caída del sol pero con tiempo a tomarnos un buen plato de choco frito y unas gambas blancas de Huelva en la Calle Ancha de Punta Umbría antes de deshacer maletas y meternos en la cama porque si algo tiene Huelva -y toda su provincia- es lo bien que se come (y se bebe)…

Madrugamos para ver amanecer… y tomamos un primer tentempié junto a la ventana a la que se acercaban las gaviotas a darnos los buenos días con el mar de fondo… un mar bravo que sorprendió a nuestros hijos más acostumbrados al Mediterráneo. Sobre las 9h. ya estábamos en el mercado del Carmen (singular edificio y multitud de coloristas puestos para que hacer “la Plaza” siga siendo una tradición) para desayunar sus famosos churros de patata.. el ambiente y los puestos del mercado son de nota… y la gente, siempre la gente en mis viajes, de 10 -mirad como el pescatero le mostraba a Àlex cómo sacar la canailla-  Y es que hay ¡¡mucha gente buena!!

Tras el desayuno y vuelta rápida por el mercado hicimos un circuito en coche por la ciudad : Plaza de Las Monjas, Plaza de Toros, Catedral de La Merced, Teatro,…con parada en el Barrio inglés Reina Victoria, ese barrio que habla de un pasado no muy lejano ligado a la minería y a los ingleses… Huelva es una capital de provincia de dimensiones reducidas que garantiza desplazamientos ágiles. Nos dirigimos a la Punta del Sebo (donde los ríos Tinto y Odiel se dan la mano para adentrarse en la mar) donde visitamos el “llamado” monumento a Colón -para otros, el de la Fe Descubridora- , obra diseñada por Miss Whitney y regalado por el pueblo norteamericano al español en 1929. Luego, nos dimos una vuelta por el nuevo Paseo Marítimo que se está convirtiendo en un interesante lugar de ocio y encuentro para la ciudad. A continuación, nos dirigimos al Monasterio de La Rábida -en el que Cristóbal Colón pasó 2 años mientras preparaba su travesía- y entramos a ver la réplica de las Carabelas de Colón donde los niños disfrutaron de lo lindo. Muy interesante el audiovisual sobre la travesía hasta llegar a “las indias”…

Volvimos a comer a la capital, a la Cervecería Brasería La Ría , productos honestos, buen precio y trato más que agradable. Tras el almuerzo (como allí se dice) algunos,  nos despedimos de la ciudad disfrutando de sus estupendas vistas desde el Santuario de Nuestra Sra. de la Cinta. Ese día, a la vuelta a Punta Umbría, los niños todavía se dieron un rápido bañito antes de la cena… Gracias a la autovía  los desplazamientos no se hacen pesados.

La mañana siguiente la dedicamos a hacer lo que a cada uno más le apetecía… algunos se desplazaron a Moguer, otros volvieron a Huelva, y otros comieron con la familia en un chiringuito de la inmensa playa … he aquí algunos de esos momentos para el recuerdo en forma de imágenes.

Mi hermana Lorena disfrutó con sus hijos del pueblo natal del Nobel Juan Ramón Jiménez  localizando aquellos lugares Juanraminianos  así como las citas que hacen referencia a su obra más conocida “Platero y Yo” repartidas por el municipio.

Y el lunes, no porque Huelva no tenga más que hacer, que tiene y mucho, sino porque Carmen “la guapa” era hija de un portugués,  Ignacio Ferreira,  procedente de Vila Real do Santo Antonio y por aquello de que los niños viviesen como las fronteras (y no sólo en los territorios) las ponen los hombres fuimos a pasar el día a Portugal. Pasamos rápido por el pueblo natal del tatarabuelo y nos dirigimos a Faro, la capital del Algarve, donde pasamos un día muy agradable… y de vuelta a Punta Umbría, un paseo por la costa que incluyó Isla Cristina… no llegamos a tiempo de la  famosa Subasta de Pescado pero sí pudimos charlar con Antonio,  un maestro redero que heredó el oficio de su padre y éste de su abuelo pero quien no tiene quien lo herede pues sus hijos y nietos están interesados en otras cosas… “Y lo entiendo… porque ¡éste es un oficio mu sacrificao!”-afirmaba sin apartar la vista y las manos de las redes.

Llegamos justo a tiempo para captar, seguramente, una de las mejores fotos del viaje “un cazador cazado” atardecer de cine ¡qué regalo!

img_20161009_195113

Y el martes tempranito, turno  para La Sierra … a visitar el complejo minero de RioTinto -lo que viene siendo visitar Marte en la Tierra-. Lo mejor de un viaje cuando se va con un grupo numeroso es organizarse para que cada uno satisfaga sus intereses… hubo quienes dedicaron más tiempo al museo minero -interesante la reproducción de la galería minera de época romana-, otros hicimos la visita a la Peña de Hierro (lugar donde el C.A.B. y la N.A.S.A. realizan sus investigaciones para el proyecto MARTE ) y otros se subieron al Tren Minero -recuperado que discurre en paralelo al río Tinto-. Ahora bien, como la Casa 21 (Bellavista) sólo abría por la tarde nos quedamos sin poder verla porque si la visitábamos no nos daba tiempo a llegar a la Gruta de las Maravillas  y ¿qué niño se resiste a visitar una cueva? Gracias a todo el personal del Parque Minero y un cordial saludo a nuestro guía Julio quien, desde la Peña de Hierro,  nos aconsejó una bonita excursión hasta el mirador de los Canaleos  (Nerva) en el que se explica como los mineros volvieron a cultivar. No hubo tiempo para ver el nacimiento del Río Tinto

En toda esta zona, la gastronomía tiene  el cerdo ibérico como artista invitado… escribiendo estas letras ¡Qué no daría yo por un platito bien cortao de jamón de la sierra! … ¿ lo maridamos con un Bienteveo ? ¡¡Menudo festín!!  😉 Y así terminamos la tarde disfrutando del paisaje de la sierra soñando en perdernos por la historia y la gastronomía de esos pueblecitos con tanto encanto…¡Ah! Algun@ se volvió para Alcoy con un cargamento de productos ibéricos y un estupendo jamón de Jabugo ¿verdad?

Para cenar, la Cervecería Bonilla (en Avda. Martín Alonso Pinzón) un lugar muy recomendable junto al antiguo muelle de las Canoas, aquellas embarcaciones tradicionales que, hasta la construcción de la carretera en 1964,  unían  Huelva y Punta img_20161009_194322Umbría.

Y con la llegada del miércoles la vuelta a casa… con una lista de pendientes muy pero que muy larga …. Para que luego digan que no hay cosas que ver y hacer en Huelva… No queda otra, tendremos que volver 😉

Ya sabéis, Huelva, Andalucía #TumejorTu  …  ¡me encanta! ¿será cuestión de raíces?

Posts que pueden ayudaros a organizar una escapada a Huelva: ¡Qué ver en Huelva capital! y 8 cosas curiosas para  hacer en la Provincia de Huelva

Muy recomendable el  Blog de Lala Viajera a quien tuve el placer de conocer en un Blog Trip a El Campello

Anuncios

3 Respuestas a “Viaje a Huelva, escapada a las raíces

  1. Pingback: El alma no se despeina | elblogdemarichel·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s